DonCine

En resumen, sobre las elecciones del pueblo, hemos ganado los de siempre, o sea: yo, alcalde. De cura, don Andrés. De maestro no se ha presentado nadie, o sea que sigue don Roberto. De puta, Mercedes. También han salido cinco adúlteras, pero bueno, esto ya se lo diremos a ellas, para que los maridos, si quieren, se enteren, y si no, pues no. Monja, no hay. Que no ha salido. La Cristina va a probar de marimacho unos meses. Y don Cosme, de homosexual. También ha salido que los de la invasión, del pueblo de al lado, se tienen que ir. Y si hay algún americano, también. En cuanto a los elegidos para el orden público, la Guardia Civil ha perdido las elecciones. Las ha ganado la policía secreta. Eso sí, la secreta son ellos mismos. Menos Fermín. El guardia Fermín queda fuera de las fuerzas de orden público. En cualquier caso, pido un aplauso muy grande para Fermín.

DonCine

Le dije a usted, cuando me pidió permiso para ejercer de escritor del pueblo, que era mejor que hiciese lo que los otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien. Son cosas vistosas, no hacen mal a nadie y llaman la atención lo justo. Pero parece que a usted lo que le gusta son los escándalos y las extravagancias. De entrada, se casó usted con la Padington, que había estado casada tres veces, cuando había muchas que no se habían casado nunca y podía haber elegido. Después, se compró un sombrero espantoso y anduvo con él todo el invierno. No nos gustaba a nadie, lo tengo hablado con todo el pueblo. Pregunte, pregunte. Y ahora, para rematar, me dicen que ha escrito usted “Luz de agosto”, la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! ¿No podía usted haber plagiado a otro? ¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?

6tory | inglés | español | condiciones