DonCine

Anoche soñé que volvía a Manderley. Me encontraba ante la verja pero el camino estaba cerrado. Entonces, me sentí poseída de un poder sobrenatural y la atravesé como un espíritu. El camino serpenteaba, retorcido y tortuoso como siempre, pero según avanzaba percibí que la naturaleza se había posesionado del mismo con sus tenaces dedos. Finalmente, allí estaba Manderley, reservado y silencioso. El tiempo no había desfigurado la perfecta simetría de sus muros. A veces la Luna puede jugar con la imaginación. Creí ver luz en las ventanas, pero una nube cubrió repentinamente la Luna y se detuvo un instante, como una mano sombría escondiendo un rostro. La ilusión se fue con ella, extinguiendo las luces. Veía un caserón desolado sin que el menor murmullo del pasado rozara sus imponentes muros. Nunca podremos volver a Manderley, esto es seguro. Pero algunas veces en mis sueños vuelvo allí, a los extraños días de mi vida que empezaron en el sur de Francia...

DonCine

—No odio a mi madre, se lo aseguro. Odio en lo que se ha convertido. Odio su enfermedad.
—¿Por qué no prueba a llevarla a... algún sitio?
—¿Quiere usted decir un psiquiátrico? Parece algo menos cruel llamarlo 'sitio', pero no deja de ser un manicomio.
—No se ofenda, no pretendía ser cruel.
—¿Qué sabe usted de eso? ¿Ha visto por dentro esos sitios? Lágrimas y risas, ojos despiadados estudiándote. ¿Mi madre ha de ir allí? Pero si no es peligrosa. Es tan inofensiva como unos de esos pájaros.
—Lo lamento, pensé que a usted le hacía daño, comprenda mi buena intención al sugerirlo.
—La comprendo perfectamente, eso es lo que hacen todos, incluso usted: sugerir cosas horrendas con la mayor delicadeza. Hace tiempo me lo sugerí yo mismo pero odio haberlo hecho porque le hago falta. No es que ella sea una maníaca, una demente furiosa. Tan solo comete pequeñas locuras. Todos un día u otro cometemos locuras, ¿usted no?

6tory | inglés | español | condiciones