CarmenConde

Una mañana, Aldonza Lorenzo se despertó en el granero vestida de princesa. La luz que le golpeó los ojos no fue la del alba y tampoco la tierra despeinada la esperaba con el rastrillo. Efectivamente, sin comprender ni cómo ni cuándo, se había convertido en Dulcinea.
Salieron a recibirla enseguida sirvientes que la vistieron y le prepararon el desayuno. No le dejaron trabajar en todo el día. Se miró las manos, que eran anchas y morenas y echó a llorar desconsolada. ¿Cuándo había perdido la esencia? Nunca llegaría a descubrirlo, pero había quedado atrapada en la imaginación de un hombre que no vivía muy lejos del Toboso.
Pasaría los años siguientes intentando coger la taza con el meñique estirado, yendo a festejos con la flor y nata de su aldea y manteniéndose pálida.
Una noche murió de cordura el vecino y volvió a ser Aldonza.
Ella misma mató un puerco, lo asó e hizo banquete con los labriegos.

sergioalarcon97

Por favor, dejen de ser ilusos, no llamen amor a aquello que dura unos meses y luego se difumina, se va sin decir nada dejando, en ocasiones, heridas irreparables. El amor es aquello que se siente profundamente por otra persona, aún así sea en secreto, que no hay necesidad del contacto para dar a entender los deseos que oculta el alma, y que las miradas interconectadas son mejores que aquellos besos húmedos; el amar debe ser un arte, que no dure simplemente un tiempo y luego se olvide; debe ser como la arena de la playa, inclasificable, incuantificable, al parecer infinito; debe ser las cartas escritas con misterio dirigidas a una sola persona; debe ser único e irreemplazable.

DonCine

—¿Quién eres tú?
—La Muerte.
—¿Es que vienes por mí?
—Hace ya tiempo que camino a tu lado.
—Lo he notado.
—¿Estás preparado?
—Mi cuerpo lo está, pero yo no... Espera un momento.
—Es lo que todos decís, pero yo no concedo prórrogas.
—Tú juegas al ajedrez, ¿verdad?
—¿Cómo lo sabes?
—Ah... Lo he visto en pinturas y lo he oído en canciones.
—Pues sí, realmente soy un excelente jugador de ajedrez.
—No creo que seas tan bueno como yo.
—¿Para qué quieres jugar conmigo?
—Tengo mis razones.
—Por supuesto.
—Juguemos con una condición: si me ganas me llevarás contigo; si pierdes la partida, me dejarás vivir.
—...
—Las negras para ti.
—Muy apropiado, ¿no te parece?

DonCine

A Theodore Roosevelt:

Vos sois como el viento y yo soy como el león. Vos formáis la tempestad. La arena me pica en los ojos y la tierra abrasa. Rujo de furia pero no me escucháis. Hay una gran diferencia entre nosotros: yo, al igual que el león, debo permanecer en mi sitio, mientras que vos, como el viento, jamás sabréis cuál es el vuestro.

Mulay Hamid Mohammed Al Raisuli el magnífico, señor del Rif, sultán de los bereberes.

—Gran Raisuli, lo hemos perdido todo. Todo se lo ha llevado el viento tal como dijiste. Lo hemos perdido todo...
—¿Qué importa? ¿No hay en tu vida una sola cosa por la que valga la pena perderlo todo?

didacmarin

Tanto visitante inesperado nos obligó a cerrar las puertas de cielo por tanto desesperado en busca de la tierra prometida.

San Pedro pidió a los ángeles que tomaran cartas en el asunto y se pusieron manos a la obra con la construcción del mayor muro jamás levantado.

Entonces a los sabios se les ocurrió edificar en el limbo un parque temático en forma de paraíso. Con sus hoteles, sus casinos y sus ingresos atípicos. Hasta el Diablo ofreció a las afueras viviendas con hipotecas “in aeternum”.

La verdad es que desde que el consejo de administración echó a Dios, esto es un paraíso.

DonCine

—¿Qué quieres de mí?
—Que seas tú mismo. Mira, hijo, la culpabilidad es un pesado saco de piedras. Tienes que librarte de él cuanto antes. Sé cómo te sientes, yo también he pasado por eso antes. ¿Por qué tienes que cargar con ese peso? ¿Por Dios? Está bien, te daré información de primera mano acerca de Dios. A Dios le gusta observar, es un bromista, piénsalo: dota al hombre de instintos, os da esta extraordinaria virtud, ¿y qué hace luego? Los utiliza para pasárselo en grande, para reírse de vosotros al ver cómo quebrantáis las reglas. Él dispone las reglas y el tablero, y es un auténtico tramposo: mira, pero no toques; toca, pero no pruebes; prueba, pero no saborees. Y mientras os lleva como marionetas de un lado a otro, ¿qué hace él? ¡Se descojona! ¡Se parte el culo de risa! Es un payaso, es un sádico, ¡es el peor casero del mundo!

Casicontento

Sufres de un problema  que se llama: mediocridad
Quieres ser menos pudiendo ser más
Pides y te conformas con lo común
Me duelen tus limitaciones
Me emociona no cumplir tus requisitos
Empezamos a creer en lo que merecemos
Como si eso fuera lo que deberíamos tener
No vemos más allá de lo general
De lo que todos nos ofrecen
Buscamos lo seguro
Lo difícil nos espanta
Tú eres el ejemplo más claro
De que el conformismo en mas fácil que la lucha
Que decidir mejorar es asunto de otra galaxia
Si te dijera que soy justo para ti
¿Que responderías?
Me dejarías ir porque "no me mereces"

girado

Se fue.

Se esfumó.

Y las sábanas no eran tan suaves.
Y hacía más frío por la noche.
Y el sofá no era tan cómodo.
Ni las series tan entretenidas.

Y volvió la inocencia de aquellas primeras llamadas telefónicas.

girado

Así, casi sin avisar, se presentó. Habíamos creado una vida. Nuestro hijo.

Le dimos nombre, le llevamos a casa, le enseñamos a comer y le acompañamos mientras trataba de dormir.

Al día siguiente, tras muchos lloros y muchas ojeras, casi sin darnos cuenta, ya estaba durmiendo a sus horas. Y prácticamente comía solo.

Y otro día más sirvió para que pasase de escuchar a leernos a nosotros los cuentos. Se convertía en príncipe, en cerdito, en mago. Y empezó el cole.

Ese día, cuando volvió del cole, trajo las notas de acceso a la universidad. Menuda celebración. Esa misma noche hizo la maleta, se independizó y empezó su trabajo con el que se pagaba parte de la universidad. Nosotros no podíamos con todo.

Y de un día para otro ya tenía 20 empleados en su pequeña empresa. Eso fue ayer.

Y hoy, ya jubilados, miramos orgullosos eso que hemos creado. Y parece que nació hace apenas 4 días...

HinataWeasley

Una hora silenciosa que se puede graficar en el simbolismo de tres puntos suspensivos.

La bestia arremete violentamente contra los barrotes y colma el espacio con alaridos desgarradores.

Se cobija mejor en las noches carentes de presencias y su fantasma perdurará acechando, cuando se tenga la fuerte pero ciega intuición de que algo está mal, de que algo está definitivamente mal. Su ira es invisible y erupta en pequeños estallidos que se le atribuyen a otras cosas.

Golpea con puños brutos y sus hipotéticos zarpazos dejan ojeras y zozobras,  y nada ha cambiado y se busca atención perdidamente, desesperadamente, y está todo premeditado y por eso pienso en los demás y en esas cadenas que impiden mirar y fundirse en el infinito, en las trabas y la lentitud del teclado, en la ausencia del trance.

Y es vieja y sabia y es uno mismo que se mira con ojos diabólicos y saboreando en quietud los pronósticos funestos.

 1 2 > 

6tory | inglés | español | condiciones