Rullfdez

Aquel Lobo veía cada noche la majestuosa Luna y admiraba su grandeza, admiraba su luz, su belleza. Estaban tan cerca, pero a la vez tan lejos. Día a día se esforzaba para estar en el mismo lugar cada noche, sólo para poder entregar en cada aullido el corazón a su amada, pero aquella Luna que decía no importarle nada, iluminaba cada noche el camino de ese Lobo enamorado.-

Rullfdez

Y la luna le decía al poeta: ¿Por qué me miras y te inspiras en mi? ¿Es que no hay alguna humana que sea más interesante que yo?

6tory | inglés | español | condiciones