Rullfdez

Oh ella, tan bella. La podríamos comparar con la diosa Afrodita.
o tal vez con Psique de la mitología, que alegría.
Quizá una estrella que cayó por no tener trazada una vía,
y en terreno abrupto se encontró solitaria un día.
Te veía a diario, yo escondido detrás de mis libros del colegio,
sabía tu nombre, tu apodo, tu color y comida favorita, te conocía mejor que a mí mismo. Sin que te dieras cuenta olía tu pelo, parecía loco pero, eso me hacía feliz. Tu hablabas con otros yo escuchaba y te respondía a lo lejos, Oh mi diosa de pelo negro y ojos tiernos. Dicen que el amor soporta todo, esta era mi teoría… pero aquel día…Detrás de aquel framboyán te encontrabas y los labios de aquél hombres besabas, mi mente confusa y mi corazón destruido intentaron comprender aquello, aquello que sin duda era bello, pero sólo para ellos.

Rullfdez

Érase una vez un niño y un maniático iban caminando solos por el bosque, cada vez que los minutos pasaban mas se oscurecía y mas denso se volvía el lugar, cada vez la profundidad era mayor.
—Que miedo da esto aquí, dijo el niño, a lo que el maniático respondió: Y eso que vamos los dos, imagínate yo que tengo que volver solo.-

Rullfdez

Esa mañana era tan diferente a las demás, empezando porque no había despertado en su casa. Estaba entre árboles y hojas, no muy lejos podía escuchar unos gritos y sirenas. Corría pero no sentía el suelo bajo sus pies, la brisa no era fresca, el sol no era tibio, su cuerpo era extraño. Llegó y se acercó preguntando, todos le ignoraban como si nadie hablase. En la calle yacía un cuerpo el cual le era conocido, pero lo ignoró. Entre el comentar de las personas ella se sentía sólo como un fantasma, como si no estuviese, empezó a comprender, sin embargo, era una sensación relajante. Seguía caminando conscientemente de que ya no sentiría el sol, ni la brisa ni el suelo frío y áspero bajo sus pies. Esa mañana fue diferente,  esa mañana fue la última.-

6tory | inglés | español | condiciones