sergioalarcon97

Hablemos de tus ojos,
Complejos,

En ellos están todos los secretos de las nubes, en el fondo, la esencia de los mares.
Un misterio de la eternidad, un madrigal de margaritas, una cofradía de girasoles.

Los ojos del león, de la hiena, del águila, del verano, de los metales, de las cumbres y las potencias.

Ojos que gritan, atacan y lloran, de los que apaciguan, anhelan y demandan.
Ojos asiáticos, finos, elegantes y ardientes.

Los ojos de los versos, de las retahílas, de las fábulas y de toda la literatura.

Los ojos del solfeo, del violín, del staccato y el pizzicato, del Violonchelo, de la guitarra, de la viola y la batuta.

Ojos que saben a música, a composición, a encanto, a plenitud.

Los ojos de Bochica, de Chía la luna, del sol, del día y la noche.

Los ojos que me encantan, que aún, me atrapan.

¡Qué digo ojos!,
[Más bien],
eternidades vivientes que emanan de su cráneo.

Pumu

Dime que vas a seguir recogiendo mis besos aunque ya no te sorprenda dónde los voy a dejar caer. Ahora que ya sabes de sobra lo malo y lo menos malo que hay en mí. Ahora que compruebas que yo destiño también.

LauruMarley

Hoy he pensado 27 veces te quiero
Sin decírtelo
Atreviéndome a escribir no sé cuántos versos
Que acaben en la risa de tus dedos

He subido las escaleras de tus pies a tu pelo
Repasando cada centímetro de tu piel
Contando tus lunares
Y he perdido la cuenta

Y he pedido tres copas más
Una para ti, otra para mí
Y la que sobra, si quieres, podemos compartirla
Como la vida que tengo

He tomado las llaves de tu casa
He jugado a ser fiera en tus sábanas
Me he bañado con tu sudor
Hemos cocinado nuestro amor

A fuego lento

He descubierto París
Grecia, Nueva Guinea
Méjico y Berlín
Todas en tu pecho, cariño

¡Y vaya perspectiva!

Cómo me iba a decir diciembre
que el verano estaba en tu mano

LauruMarley

Con seguridad supe que los días no estaban contados
No sé, serán tus putos besos
Puto vicio.

Con inseguridad te miro, no te me vayas a escapar
Y que, joder, vueles
Y qué putada sería.

En ti todo es tan bonito que merece la pena blasfemar
Y reírse de la rima, porque
Qué más da, tú rimas

Sarcástica poesía…

LauruMarley

Ha amanecido tan temprano, y ahí afuera es tan tarde;
y el café quema tanto…
que no sé si esperar o encenderme otro cigarrillo.

LauruMarley

Y te veo cruzar la esquina
fumándote un cigarro como si de la vida se tratara,
mirándome a los ojos
como si fueras a enamorarte de mí

buscas en tu bolso un calendario,
mientras, analizo tus piernas,
tus ojos,
tus manos,
tus labios,
y no sabes cómo busco quedarme en tu vida

un día más,
un mes más

Hasta que nos duela.

LauruMarley

No era mi intención, no, y ya ves.
Nuestro río bifurcó, y yo no es que buscara diversidad, pero encontré el mar.
Joder, me hundí, me hundí en las máximas profundidades marinas, encontré ciudades y almas que estaban buscando pluralidad, y restos de cuerpos en los que poder refugiarse, en los que poder respaldarse si sufrían algún tipo de daño, aunque fuese mínimo.
No te miento si te digo que me costó salir a flote. Y salí a flote con una de las almas que habitaba la ciudad sumergida.
Conquistamos una isla y nos empadronamos en ella, o más bien, me empadroné en su cuerpo y en su forma de pensar.
Nunca dejaré de tener restos del río que fui, del río que fui contigo, pero déjame decirte que del fondo del mar también se sale.

mortensi

Era el hombre más despistado jamás visto sobre la faz de la tierra. Desmemoriado, distraído y a veces inoportuno. ¿Quizás por eso no conseguía encontrar el amor de su vida? Ya le demostraría al mundo, y ante todo a sí mismo, que eso no era verdad.

Había llegado el momento y había ocurrido en un viaje de Málaga a Madrid. Desde antes de entablar una conversación con ella en el coche del tren, había sentido un pálpito especial. Se cayeron bien y decidieron volver a verse. ¿Sería eso amor? No lo sabía, pero lo descubriría.
Ni se intercambiaron los números, la cita sería al día siguiente. A las 10 en el Café Central.

A las 10 allí estaban los dos. Pero nunca llegaron a verse; ni a las 10 ni nunca jamás.
Ella le esperó, cenó sola y se fue.
Él también la esperó solo, tomó el desayuno y se fue aun más solo.

sergioalarcon97

-El hombre tiene la necesidad de reducir el tamaño de las cosas.-

Si transpolamos esta premisa a nuestro contexto, no es una falacia innominada,  es más bien, una certeza totalitaria.

Reducir de tamaño, es un mecanismo de defensa, porque con él, nos ocultamos, mitigamos el dolor exterior, nos protegemos, nos disuadimos del espacio-tiempo.

La única desventaja de éste método, es que, quien reduce todo de tamaño, se vuelve más insignificante al átomo ante la realidad arrolladora.

AbelRB

Una familia había demandado a otra por el robo de un bebé. Cuando el juicio terminó, las dos partes en litigio salieron sonrientes del tribunal, llevando en sus brazos el resultado de la sentencia. Ambas estaban muy satisfechas con la mitad del bebé que les había asignado el juez a cada una. En la puerta se despidieron cordialmente, con cuidado de no derramar demasiada sangre, que las vísceras no arrastraran por la acera y moviéndoles de vez en cuando los brazos y piernas para evitar que se quedaran rígidos.
Desde la ventana del despacho, juez y fiscal miraban el macabro espectáculo sin dar crédito:
- Mírelos, y se los llevan tan felices, sin inmutarse. Con tal de que el prójimo no salga ganando, les da igual que ellos tampoco consigan nada, ¡cómo cambian los tiempos!
- Y que lo diga, Juez Salomón, y que lo diga.

 1 2 > 

6tory | inglés | español | condiciones