Mvf7

Y se muere ese domingo, preludio de rutina. Puta rutina que nos hace presos. Maldita rutina que subyuga y coarta. Pero se afronta, como los soldados en el frente, con las manos y con los dientes, se afronta.

Maga

Apágame los ojos y te seguiré viendo,
Cierra mis oídos, y te seguiré oyendo,
Sin pies te seguiré,
Sin boca continuaré invocándote.
Arráncame los brazos, te estrechará
Mi corazón, como una mano.
Párame el corazón, y latirá mi mente.
Lanza mi mente al fuego
Y seguiré llevándote en la sangre.

Argentina

Te leo, pero no te escribo
Te sueño, pero no te llamo
Te recuerdo, pero no te olvido.

Stephan

cuando escribo
entre las sombras
los cuculíes canturrean
en mi ventana
y escucho gemidos
de placer
de dolor
y luego los cuculíes
imitan los gemidos
e intentan desconcentrarme
pero no logran su cometido
porque suelo desayunarlos
hasta que ya no emitan
más sonidos
hasta que yo sea quien gima
de dolor
de placer
de escribir versos
sobre cuculíes
o gemidos
de masturbarme pensando
en cuculíes
y gemidos

CarmenConde

Una mañana, Aldonza Lorenzo se despertó en el granero vestida de princesa. La luz que le golpeó los ojos no fue la del alba y tampoco la tierra despeinada la esperaba con el rastrillo. Efectivamente, sin comprender ni cómo ni cuándo, se había convertido en Dulcinea.
Salieron a recibirla enseguida sirvientes que la vistieron y le prepararon el desayuno. No le dejaron trabajar en todo el día. Se miró las manos, que eran anchas y morenas y echó a llorar desconsolada. ¿Cuándo había perdido la esencia? Nunca llegaría a descubrirlo, pero había quedado atrapada en la imaginación de un hombre que no vivía muy lejos del Toboso.
Pasaría los años siguientes intentando coger la taza con el meñique estirado, yendo a festejos con la flor y nata de su aldea y manteniéndose pálida.
Una noche murió de cordura el vecino y volvió a ser Aldonza.
Ella misma mató un puerco, lo asó e hizo banquete con los labriegos.

HinataWeasley

La corriente de un manantial tranquilo de supuestas resoluciones de año nuevo —a falta de un término más apropiado en este vocabulario— me ha traído hasta este breve editor.

No sería extraño entonces la rareza, la falta de todo y del glamour del mismo.
El entorno está constituido más bien de una sensación de no pertenecer, de estar anclado en síntomas de soledad y tristeza, y hay además risas lejanas e incoherentes, derroteros distintos a los planeados y por ende un futuro perdido, erupciones rojizas, la carne fofa, blanca, expuesta, los ataques personalizados de la selva, en forma de hormigas negras, caminando solitarias para devorarla.

6tory | inglés | español | condiciones