Neocromatica

tengo entre los labios los besos que no te he dado.
y que por desgracia ya no te voy a dar.
tengo tanto y tan poco que la música me suena diferente cuando la escucho.
Que las madrugadas sin porno son cafeína.
que a las tres de la mañana todos los gatos son grises.
Que la vida se me escapa entre los dedos.
Que ya no se sí es invierno o es infierno.
Por qué hace frío.
Y quema.
A la vez.
Contigo.
Sin ti.

Maga

Apágame los ojos y te seguiré viendo,
Cierra mis oídos, y te seguiré oyendo,
Sin pies te seguiré,
Sin boca continuaré invocándote.
Arráncame los brazos, te estrechará
Mi corazón, como una mano.
Párame el corazón, y latirá mi mente.
Lanza mi mente al fuego
Y seguiré llevándote en la sangre.

Eli_X

El tiempo seguía corriendo, pero no parecía importarle a nadie, girando y girando al compás de la música, dejándose cegar por las luces del salón, inundando sus oídos con palabras melosas.
¡Alto detengan todo! ¡Fuera mascaras!
Muéstrenle al mundo la inmundicia que hay detrás de su sonrisa falsa

HinataWeasley

Me di cuenta de que pensaba en ello como un elemento distante. Como una palabra de muchos días, como un término ajeno que debía buscar en la sabiduría del diccionario para comprender un poco. Me aprisionaba el mundo, me ahorcaban los dueños de mi vida y los deberes otorgados a cambio de la existencia. La misma lucha interna por desgarrar las cadenas, la desesperación por buscar mi nacionalidad verdadera en otros sitios.
    Pero el plenilunio me poseyó. Estuvo a mi lado todos los días, con su sombra silenciosa y mi pesadez ignorante; me acompañó, me miró caer dormida todas las noches, enroscada como un caballito de mar bajo las sábanas, para acurrucar el frío y las unicidades.
     Afuera era de noche y nevaba. Había mirado al cielo, un remolino gris indistinguible, y había extendido las manos para atrapar el hielo. En medio de una extenuación lánguida lo recordé de súbito, recordé el plenilunio de mis sueños.

Anelkidin

Escribo feliz, triste, serena, nostálgica o eufórica ...escribo !
En la escarcha del carro o en tu espalda; en un vagón de metro o en tu muro; en linóleo o en mármol ... Escribo !
Subyugar con mi desordenada e irreverente prosa; letras que surgen de una mezcla de historias compartidas entre copas de vino!
Espero que te seduzca cuando te lo dedique.
Dejar aquí y allá, con mis dedos manchados de tinta, una indeleble rúbrica aunque sea clandestina !

Rodari

—¿Cuánto pesa una lágrima?
—Depende: la de un niño caprichoso
pesa menos que el viento,
pero la de un niño hambriento
más que toda la tierra.

Argentina

Te leo, pero no te escribo
Te sueño, pero no te llamo
Te recuerdo, pero no te olvido.

iulius

¿Qué es literatura prospectiva?, dices mientras clavas
en mi pupila tu obturador de iridio opalescente.

mazeyra

Me pides que cambie. ¡Como si fuera tan fácil! No hay borrón y cuenta nueva, es imposible. Porque no puedes olvidar todo lo que dije. Perdonar, sí. Olvidar, jamás. Ése es el problema de las palabras: muchas veces duelen más que los actos, se impregnan en el alma, se tatúan en el corazón. ¿Entonces qué? ¿Volver al parque a ensayar nuevas frases? ¿Encontrar melodías que nos convenzan de que sí, se puede volver a soñar? No hay tiempo para nada. Aunque quizá podemos vestirnos con palabras nuevas. Disfrazarnos. Hacer caer las palabras —las mejores— sobre nuestra cama. Construir frases que nos mantengan distantes: de la realidad, de la vida. De ti. De mí. De eso se trata: escribir… escapar. Enamorarse del otro lado de la existencia. La ficción, un juego de palabras que se nos escurren de las manos y, con suerte, se columpian en nuestras almas mientras nos enlazamos. Sexo que intenta ser amor. Amor. La mejor palabra.

Megumiel

Me rozas, lo siento. Estás acercándote muy lento. Casi puedo oír el leve movimiento que realizas hasta mi espalda, arañándola, incitándome a moverme y a correr hacia cualquier destino imposible. Te acompaño, dime si quieres. Que la libertad es tu escudo y tú el ímpetu que me falta para no ceder a la adversidad que me ametralla. No me rindo, no es lo mío. Vuelve, impúlsame fuerte. Tú eres viento y yo soy tiempo. A ver quién se atreve a detener a un meteorito ardiendo.

La suerte es para los mortales.
Nosotros, accidentales.

 1 2 >  Fin

6tory | inglés | español | condiciones