sergioalarcon97

Comenzaron a detonar los chasquidos de aquel reloj de cuco, como pértigas de alaridos distorsionados desquebrajados en el aire por el sin-tono de lo desagradable. De la cabeza del pájaro sobresalía el resorte desparramado aludiendo y justificando la idea del daño ocurrido, el golpe distendió el mecanismo abrumándolo a la caja de madera en el vacío. El 'Geppetto' vienés, aunque era todo un experto carpintero y relojero también, vio la irrefutable idea de reemplazar aquella 'casa de pájaros' por una totalmente nueva. En los ojos del niño se veía el horror, como si hubiese destrozado el cuerpo de alguna Madonna di Michelangelo. Tardaría meses para que su amigo construyera un hábitat mecánica nueva; así que comenzaron a surgir las ideas perturbantes en la mente del chico y optó por la comodidad factible que le ofrecía el anciano: construir una casilla de pájaros. Una casilla, donde cada madrugada saludando al sol, un cuco trinara su canción.

sergioalarcon97

Se había transformado en una semi-diosa incipiente.
Su forma de vivir, le acercaba a los límites de la perdición terrenal. Un elixir de ataduras insurgentes habían esclavizado sus bases; le engañarían los deseos y las tentaciones.

Era señora de las perversiones mundanas. En sus ojos se destacaba la lujuria de la eternidad, sus labios exacerbaban la idea del pecado carnal y sus manos constipaban el claustro del devenir de los ocasos.

En la oscuridad, obstinada del mal del mundo, como si su cuerpo fuese una de tantas cajas de Pandora andantes; anhelando el vaho de sus deseos, sujetando en su cuello una daga de vestigios dorados y rocío de diamantes, con el toque de una rosa polar y el trasluz de un manantial infernal (...), sus ríos rojos ataviaban sus ropajes esbozando una excelsitud marginal; impregnada de un bermejo envolvente, un escarlata indecente, con sus sedas de candil carmesí; duerme ella tranquila, en su mundo de impudicia obscenidad. Lascivia vulgar.

sergioalarcon97

En la melancolía de la media noche, navegan y naufragan todos los buenos recuerdos.
El corazón y la mente se inundan de dolor, de aquellos momentos sueños e ilusiones que quisimos que fueran posibles. Los ojos encharcados revelan la verdad que se esconde entre las sombras y muestran en una mirada clara quienes somos realmente.
No existe momento más susceptible para el ser humano que la oscuridad de la media noche escurriéndose entre las sábanas.
Oscuridad que fluye con calma junto a lágrimas que contienen en si mismas los secretos más profundos del alma.

6tory | inglés | español | condiciones