sergioalarcon97

Hablemos de tus ojos,
Complejos,

En ellos están todos los secretos de las nubes, en el fondo, la esencia de los mares.
Un misterio de la eternidad, un madrigal de margaritas, una cofradía de girasoles.

Los ojos del león, de la hiena, del águila, del verano, de los metales, de las cumbres y las potencias.

Ojos que gritan, atacan y lloran, de los que apaciguan, anhelan y demandan.
Ojos asiáticos, finos, elegantes y ardientes.

Los ojos de los versos, de las retahílas, de las fábulas y de toda la literatura.

Los ojos del solfeo, del violín, del staccato y el pizzicato, del Violonchelo, de la guitarra, de la viola y la batuta.

Ojos que saben a música, a composición, a encanto, a plenitud.

Los ojos de Bochica, de Chía la luna, del sol, del día y la noche.

Los ojos que me encantan, que aún, me atrapan.

¡Qué digo ojos!,
[Más bien],
eternidades vivientes que emanan de su cráneo.

sergioalarcon97

¿Por qué será, directriz dirigente, que el abismo otorga a sus vahos serenos, esa elegancia nodriza de sedas exquisitas?, ¿Acaso es que son sus secretos los que lamentan el ocaso de los tiempos?, ¿Quizás sean sus faenas de eternidades angulares que se tornan indetectables al tacto del espacio-tiempo?.

Existe tanto encanto bohemio en sus ojos de hiena, aquellos que aborrecen la existencia externa de los gallegos cantábricos; aquellos con los que me mira y me borra, aquellos con los que observa y dibuja.

¿Acaso, ya no existe forma para reivindicarnos?, ¿Es que ya los círculos no escuchan, porque su geometría les ha cortado los oídos?, ¿O, es que incluso los ángulos se afilaron acuciosamente para cortar pieles y arcillas maleables?, ¿Quizás los ríos se secaron para aniquilar impurezas vehementes?.
¿Podrá una perfección indeleble, perdurar equidistante a su innatismo preferente?.

Antropófaga, de sal y mares,
Equinoccio supremo, eje y directriz del hambre y la razón.

Invisible, me quedo.
Invisible, me voy.

6tory | inglés | español | condiciones