sergioalarcon97

Hay un sitio, en la tierra, en el que la terraza natural se tiende sobre el vacío y después se abren las crestas sembradas de pinos y abetos. Más abajo aún se ve el verde celeste del valle atravesado por el trazado reluciente, tortuoso, de un río; allí donde la montaña se convierte en terraza de hospedar; en medio de una maraña de nubes color lila y rosa... Desde aquel saliente se lanzaban los ángeles, con sus alas color guisante, color fresa, color rosa, color ocre, color menta (...). Desde la profundidad se emanaban olores de primavera fresca, entre los dedos se movía el viento y era una sensación innata, como acariciar seda.

Estábamos allí, tu y yo, mirando fascinados esas alas de plástico que se hinchaban y tensaban los cien cables del sillín atándolo a la estructura voladora en la que flotábamos; inmersos en el tiempo, devorando el dulce ámbar del viento.

6tory | inglés | español | condiciones