sergioalarcon97

Hablemos de tus ojos,
Complejos,

En ellos están todos los secretos de las nubes, en el fondo, la esencia de los mares.
Un misterio de la eternidad, un madrigal de margaritas, una cofradía de girasoles.

Los ojos del león, de la hiena, del águila, del verano, de los metales, de las cumbres y las potencias.

Ojos que gritan, atacan y lloran, de los que apaciguan, anhelan y demandan.
Ojos asiáticos, finos, elegantes y ardientes.

Los ojos de los versos, de las retahílas, de las fábulas y de toda la literatura.

Los ojos del solfeo, del violín, del staccato y el pizzicato, del Violonchelo, de la guitarra, de la viola y la batuta.

Ojos que saben a música, a composición, a encanto, a plenitud.

Los ojos de Bochica, de Chía la luna, del sol, del día y la noche.

Los ojos que me encantan, que aún, me atrapan.

¡Qué digo ojos!,
[Más bien],
eternidades vivientes que emanan de su cráneo.

sergioalarcon97

Cada vez que un solsticio ocurre, ya sea en invierno o en verano, siempre habrá la misma sequía.
Los equinoccios, ya ni impresionan a la noche, y los meridianos, ya no enmarcan dimensiones.

Ni el límite, ni el borde, ni la frontera, te conocen.
Antropófago, que lo devoras todo, tan gigante y perverso, tan letal e incierto.
Interno a mí, adherido a ti; sin poder irme,  sin olvidarte, sin tenerte, ni observarte.

Así como los rayos del sol, no llegan ni a la cabeza de la hormiga,
Así mis manos, ya no te sienten con los versos de tu geografía.

El Ecuador tan distante, Capricornio a un instante.

Y, ¿qué será que ya no vienes?
Y, ¿qué será que ya no vienes?

Espero verte en otro eclipse, en otra órbita, en otro espacio, en otro tiempo, dando la vuelta al universo.

Árido, inerte, presente,
[Esperando aquí, que regreses a mí].

-"Como un cometa, danzando en medio de un huracán."-

sergioalarcon97

No existe nada en el mundo que dure una eternidad,
hasta el sol pierde su brillo.
Algo de lo que no podemos escapar es de la incertidumbre amenazante, ésa es la esencia de todo nuestro decaimiento.

Si algo ha de estar bien, no se controla. Si algo ha de estar mal, desaparece.

Así es todo en la vida.
Descubrimos, entonces, que hasta las cumbres inician y finalizan en declive.
Y que en el nadir del vasto paisaje, en el último rayo de sol, ese único ser a quien veneras, incluso se puede transformar, en todo el vacío del mundo.

El exitus letalis, ese malestar sin fondo, no es más que el eterno retorno de ese recuerdo al que nos aferramos.

sergioalarcon97

En la melancolía de la media noche, navegan y naufragan todos los buenos recuerdos.
El corazón y la mente se inundan de dolor, de aquellos momentos sueños e ilusiones que quisimos que fueran posibles. Los ojos encharcados revelan la verdad que se esconde entre las sombras y muestran en una mirada clara quienes somos realmente.
No existe momento más susceptible para el ser humano que la oscuridad de la media noche escurriéndose entre las sábanas.
Oscuridad que fluye con calma junto a lágrimas que contienen en si mismas los secretos más profundos del alma.

6tory | inglés | español | condiciones