girado
girado
http://renacuajomental.blogspo...
Escribiendo cosas incoherentes para tratar de conseguir un perfil coherente.
Todos los relatosFavoritosCompartidosComentados
ETIQUETAS
Ninguna etiqueta definida
girado

Tic. Tac.
El tiempo avanza, miras la hora.
Tic. Tac.
No quieres, no piensas, tratas de distraerte. Pero los ojos te traicionan, miran las agujas de nuevo.
Tic. Tac.
Anochece. Miras por la ventana. Tratas de disfrutar del momento. Pero... ¿qué hora será?
Tic. Tac.
Sabes que has quedado. Luego, más tarde. Pero ¿cuánto queda exactamente?
Tic. Tac.
Estás sin reloj. Vas nervioso. Movimiento automático: sacar el móvil, mirar la hora.
Tic. Tac.
Pasas una tarde maravillosa con esa persona. Parece que nunca acabará. Pero lo hará, tienes que coger el autobús. ¿Qué hora es?
Tic. Tac.
Hasta cuando te llega tu hora. Estás postrado en la cama. Sabes que cualquier suspiro será el último. Y preguntas... ¿qué hora es?
Tic. Tac.
(No puedes morirte sin saber a qué hora lo haces).
Tic.

girado

Así, casi sin avisar, se presentó. Habíamos creado una vida. Nuestro hijo.

Le dimos nombre, le llevamos a casa, le enseñamos a comer y le acompañamos mientras trataba de dormir.

Al día siguiente, tras muchos lloros y muchas ojeras, casi sin darnos cuenta, ya estaba durmiendo a sus horas. Y prácticamente comía solo.

Y otro día más sirvió para que pasase de escuchar a leernos a nosotros los cuentos. Se convertía en príncipe, en cerdito, en mago. Y empezó el cole.

Ese día, cuando volvió del cole, trajo las notas de acceso a la universidad. Menuda celebración. Esa misma noche hizo la maleta, se independizó y empezó su trabajo con el que se pagaba parte de la universidad. Nosotros no podíamos con todo.

Y de un día para otro ya tenía 20 empleados en su pequeña empresa. Eso fue ayer.

Y hoy, ya jubilados, miramos orgullosos eso que hemos creado. Y parece que nació hace apenas 4 días...

girado

Se fue.

Se esfumó.

Y las sábanas no eran tan suaves.
Y hacía más frío por la noche.
Y el sofá no era tan cómodo.
Ni las series tan entretenidas.

Y volvió la inocencia de aquellas primeras llamadas telefónicas.

girado

Hoja en blanco. Teclado esperando tus pulsaciones. Arranque titubeante, y tecla de borrado ya desgastada. Un ojo se va al contador de palabras para tratar de cuadrarlas. Qué nervios, qué divertido. Y de golpe, casi sin darte cuenta, ya estás inmerso en tu relato, ya has cogido carrerilla.

(pausa para ir al servicio)

Te crees escritor, por eso de que tienes ideas en la cabeza, y que cuando te pones, te salen solas las palabras. ¿Lo eres? ¡Claro que sí! No dominas técnicas narrativas, quizá tienes poca variedad lingüística. Pero plasmas en la pantalla lo que te apetece decir de viva voz. Y por lo tanto, eres escritor. Y te gusta que te lean, aunque sean 2 personas, porque las palabras no leídas se pierden en el tiempo.

Y yo aquí, de golpe, os he ofrecido varias de esas palabras.

Saludos.

6tory | inglés | español | condiciones